Lectura de reflexión: "Carta de un hijo a su padre"

(Hojita, domingo 21 de junio de 1.987)

No me consientas en todo lo que te pido, a veces cuando pido, solamente te estoy probando, para ver lo que puedo obtener.

No me des ordenes, si en lugar de ordenes, a veces, me pidieras las cosas con amor, yo las haría con mas rapidez y gusto...

Cumple tus promesas, sean buenas o malas. si me prometes un premio, dámelo, pero también si es un castigo, así aprenderé a confiar siempre en ti.

No me compares con nadie, especialmente con mi hermano o mi hermana.

Si tu me haces lucir peor que los demás, seré yo el que sufra...no corrijas mis faltas delante de otras personas, yo aprenderé a mejorar cuando me corrijas estando solos, yo estaré agradecido si conversamos en privado mis fallas.

No me grites, te oigo menos cuando lo haces así, y me enseñas a gritar también a mí, y yo no quiero hacerlo...

Déjame valerme por mi mismo, si tu haces todo por mí, yo nunca aprenderé, y me harás sentir siempre como un bebé.

No digas mentiras delante de mí, ni me pidas que las diga por ti, aunque sea para sacarte de un apuro, me haces sentir mal y perder la fe en lo que dices...

Cuando yo cometa errores no hagas que me sienta malo no exijas que te diga el motivo por el cual lo hice, a veces ni yo mismo lo sé...

Cuando estés equivocado en algo, admítelo, la opinión que yo tengo de ti crecerá mas por tu sinceridad y así me enseñarás a que yo admita mis errores.

Trátame con mas amabilidad y cordialidad con que tratas a tus amigos, el que yo sea hijo tuyo y tu mi padre, no quiere decir que no podamos ser amigos. podemos ser los mejores amigos del mundo.

No me digas que haga una cosa si tu no la haces, yo aprenderé y haré lo que tu hagas, si ves que no puedo, enséñamelo, tu eres mi mejor maestro.

Enséñame a tener fe en ti, yo quiero tener fe en los hombres y en mi mismo, yo quiero tener fe en ti, la fe que tu me enseñas me ayudará a ser un hombre completo.

Cuando te cuente un problema mio, escúchame, no digas que no tienes tiempo para escucharme, yo te quiero papá, y necesito tu ayuda y tu consejo no me lo niegues...

Puedes estar completamente seguro de una cosa: yo te quiero mucho, quiéreme tu también y dímelo, a mi me gusta oírtelo decir, aunque tu no creas que sea necesario decirlo, tu eres mi padre, el único hombre que yo quiero, respeto y trato de seguir sus pasos.

Firma: tu hijo

Enviado por la Sra Erenia

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.

Publicidad