ENVIDIA

¿Qué es la envidia?¿Cuáles son sus síntomas?¿Cómo dejar de sentir envidia? Hablamos de: Desarrollo Personal, Superación personal, Inteligencia Emocional. .

Adaptado de Las Leyes de la envidia, por Windy Dryden, Primeros pasos en Uso de TREC en coaching de vida (2011)

Envidia - Imágen

INTELIGENCIA EMOCIONAL
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.

La envidia se experimenta cuando otra persona posee y disfruta de algo deseable que uno no tiene. Un objeto material, un espaldarazo, un logro, una posesión, el reconocimiento, lo que sea... cuando deseamos intensamente algo, nos decimos a nosotros mismos que deberíamos tenerlo.

En el mundo de los medios sociales, la envidia es rampante. Probablemente uno se ha sentido perturbado con creencias irracionales, hasta el punto de experimentar la envidia. Suponga que ha iniciado sesión en su [insertar red social aquí] y mira a [insertar nombre de la persona que posee “objeto”], quizás usted reconoció que no tiene el *objeto*, y dijo alguna de las siguientes frases:

Pero lo más interesante es que con la envidia viene la creencia de que la otra persona no lo merece o no es bueno para tener el [objeto]. ¿Por qué no podemos ser felices por la otra persona ?... Uhmmmm

Síntomas de envidia

Estamos padeciendo de envidia si:

Cómo dejar de sentir envidia

Honestidad
En primer lugar, intentemos, de una manera muy honesta, aceptar que queremos la posesión deseada.
También podemos ser honestos si no estamos satisfechos con lo que tenemos, y no a la defensiva tratando de convencernos de ser felices cuando no lo somos.
Aceptación
Si deseamos la posesión por razones saludables podemos empezar a pensar en la forma de obtenerlo.
También hay una diferencia entre estar rumiando frente a fantasear sobre el objeto deseado; apuntar a desear para el objeto, en lugar de centrarse en la angustia causada por el déficit. Y, por último, quizás lo más importante para algunos:
Permitir que la otra persona tenga y disfrute de la posesión sin denigrar a la persona o la posesión.

Uno sólo puede disminuir la toxicidad y la perturbación de la envidia al ser consciente de cómo la envidia es tóxica en sí misma. La ironía de la envidia es que señala qué área de nuestra vida se beneficiaría de una cierta mejora. En algunos casos, señala lo que admiramos, lo que valoramos, y dónde yacen nuestras emociones. Una vez que identifiquemos esto, se puede hacer un seguimiento hacia la posesión deseada de una manera saludable. Mientras aceptemos y reconozcamos que todos tenemos sentimientos encontrados acerca de las posesiones y el éxito de los demás, seremos capaces de utilizar la emoción de la envidia como un fuerte motivador para lograr un objetivo. Ahora, a tomar una respiración profunda, y a ¡felicitar a su amigo o colega!

Publicidad