AUTO CONTROL EMOCIONAL ¿Qué es Autocontrol y para qué sirve?

¿Cómo tener autocontrol emocional? ¿Qué Técnicas existen de autocontrol? Hablamos de: Desarrollo Personal, Superación personal, Autocontrol emocional .

Autocontrol video

AUTOCONTROL EMOCIONAL

El Autocontrol emocional es la capacidad de controlar y encauzar adecuadamente las emociones e impulsos perturbadores. Se refleja en la adaptabilidad ante situaciones cambiantes y en la coherencia de nuestras acciones con los valores y compromisos asumidos.

El Autocontrol emocional proporciona la serenidad y la lucidez necesarias para afrontar situaciones estresantes y ayuda a mantenerse imperturbable ante situaciones críticas. En otras palabras, el Autocontrol emocional nos permite mantener la capacidad de pensar en momentos en que somos impactados por algún evento que influye en nosotros y que despierta una emoción fuerte, como podría ser miedo o el nerviosismo. Lo opuesto al Autocontrol es la impulsividad y el descontrol emocional, que alteran nuestra capacidad de razonar. El Autocontrol es por tanto una capacidad que todos debemos desarrollar, porque en algún momento de la vida la vamos a necesitar.

Objetivos del autocontrol emocional

Autocontrol - Imágen

AUTOCONTROL EMOCIONAL

Publicidad

Expresar las emociones
Expresar adecuadamente las emociones: Significa comprender que el estado emocional interno no necesita ser expresado externamente.
Regular las emociones
Regular la expresión emocional: Regular la impulsividad, tolerar la frustración y prevenir estados emocionales negativos.
Habilidad para afrontar los retos
Habilidad para afrontar retos y situaciones de conflicto: Gestionar la intensidad y la duración de los estados emocionales.
Controlar la ansiedad
Capacidad de controlar la ansiedad: Saber cómo tranquilizarse a sí mismo.
Generar emociones positivas
Capacidad para generar emociones positivas: Establecer el propio bienestar emocional para conseguir una mejor calidad de vida.
Moderar la propia reacción emocional
Un aspecto importante del Autocontrol emocional lo constituye la habilidad de moderar la propia reacción emocional a una situación, ya sea esa reacción negativa o positiva (por ejemplo: no sería conveniente expresar excesiva alegría ante otras personas, colegas o amigos, que están pasando en ese momento por situaciones problemáticas o desagradables).

Técnicas de autocontrol emocional

Existen técnicas para aprender a tener Autocontrol.

El autocontrol emocional no significa ahogar o reprimir las emociones, sino regular, controlar o eventualmente modificar estados anímicos y sentimientos -o su manifestación inmediata- cuando éstos son inconvenientes en una situación dada. Se refleja en la adaptabilidad ante situaciones cambiantes y la coherencia de nuestras acciones con los valores y compromisos asumidos.

El autocontrol emocional significa regular, controlar o eventualmente modificar estados anímicos y sentimientos, si éstos son inconvenientes en una situación dada.

Reconocer los detonadores
Saber cuáles son los detonadores de una determinada emoción ayudará a estar alerta en el momento que aparezcan esos estímulos que pueden indicar potencial pérdida de control: pueden ser palabras, frases, situaciones, lugares, incluso personas. Es importante trabajar en su detección.
Conciencia de los propios cambios corporales
Tomar conciencia de los cambios corporales que se producen al experimentar las emociones es muy positivo. De esta manera seremos conscientes del momento en que se detectan señales de alarma de una posible explosión emocional. Esas señales que son respuestas fisiológicas programadas, permiten a la persona tomarse un descanso, alejarse de una situación que le desborda o cambiar su estado emocional negativo por otro más positivo que haga de su incidente una fuente de satisfacción y crecimiento personal en lugar de vivirlo como una carga.
Mantener la mente en calma
Cuando la mente permanece en calma, el rendimiento de la memoria operativa es óptimo, pero cuando tiene lugar una urgencia o aparece el estrés, el funcionamiento del cerebro cambia a una modalidad autodefensiva centrada en la supervivencia, consumiendo recursos de la memoria operativa y transfiriéndolos a otras localizaciones cerebrales que le permita mantener los sentidos en estado de hipervigilancia. Desgraciadamente, la vida moderna desencadena constantemente este tipo de respuesta de estrés cuando no podemos ni luchar ni huir, lo que conduce a un aumento crónico de la presión sanguínea, de la tensión muscular, la irritabilidad, la angustia y la depresión, haciendo que descienda la eficacia del sistema inmunitario. Cuando nos hallamos ante una serie de acontecimientos que provocan estrés, mantenemos un alto nivel de excitación sin descanso, lo que hace que podamos llegar al agotamiento, o que respondamos ante cualquier pequeño estímulo con una reacción exagerada.
Desarrollar la Inteligencia emocional
Las personas emocionalmente inteligentes saben gestionar sus emociones perturbadoras para poder mantener la atención y seguir pensando con claridad aún en medio de una situación crítica. La ansiedad reduce la capacidad para comprender y responder; cuando el miedo o una tensión excesiva atenazan a una persona, le impide tomar decisiones y esto puede tener consecuencias negativas.
Es esencial tener un correcto equilibrio emocional. Ni ser personas reprimidas ni tampoco impulsivas, sino entrenadas en la gestión de las propias emociones y sentimientos. Así mismo es preciso desarrollar estrategias de prevención de estrés debido a que existe una relación importante entre estos dos aspectos: a mayor nivel de estrés, menor capacidad de Autocontrol emocional.

Publicidad